III VintoroBike

VINTOROBIKE

El Club Ciclista VintoroBike consolida su marcha en el calendario mtb con su tercera edición.

Es la tercera edición de esta marha mtb zamorana y ya se puede decir claramente que este club ha creado anualmente una jornada de mtb que tiene pinta de perdurar mucho en el tiempo.

Al Club VintoroBike le ha bastado con dos ediciones para crear unas buenas expectativas en torno a su marcha mtb y eso hizo que hace 3 meses se agotasen las 500 inscripciones en tan solo 2 días. Esta respuesta a la hora de las inscripciones dice mucho de una organización y la satisfacción que estos se llevaron en anteriores ediciones.

La jornada estaba preparada para 2 niveles físicos con 2 rutas:

  • Ruta Larga: 65Kms / 1000D+
  • Ruta Corta: 42Kms / 800D+
Ruta larga de 65kms y 1000D+

Eran las 9 de la mañana y los 500 participantes se acumulaban en la parrilla de salida en la Avenida Luis Rodríguez de Miguel junto al Bar Reyes Católicos (donde minutos antes recogían sus dorsales).

El inicio de marcha comenzó de forma neutralizada para mayor precaución y seguridad hasta que se salió del casco urbano.

Una vez fuera del pueblo, comenzamos a avanzar los primeros kilómetros por pista ancha y cada uno intentando coger su sitio en unos inicios de temperatura muy fría  (más tarde sí pasaríamos calor).

En torno al kilómetro 10 comenzaban las primeras subidas y los primeros senderos hasta el km 12 en el que se formaba un pequeño tapón (algo normal y comprensible con tanta gente) al entrar un tubo oscuro que atravesaba la autovía A-11 por debajo.

Una vez pasado ese paso soterrado ya los participantes no se encontrarían más tapones ni aglomeraciones. Cada uno marcharíamos al ritmo que nuestras piernas nos permitiesen. 

Y fue a partir de ese momento en el que ya estaríamos toda la mañana recorriendo campos de encinas por senderos serpenteantes poniendo a prueba la habilidad con el manillar. Senderos entre encinas interminables. Unos 30kms y no me quedo corto.

La última parte del recorrido fue también fue una de las más divertidas. Antes de llegar a Toro nos esperaban 2kms de un sendero que se disfrutaba mucho por la vereda del río Duero.

Y como guinda final entrabamos a meta en la Plaza de la Colegiata no si antes dar el último esfuerzo en la entrada al pueblo por la subida de la Calle Cuesta Empedrada con un desnivel importante que se sufría al tiempo que nos animaban los espectadores allí presentes.

En cuanto a la organización del VintoroBike decir no se les puede poner ninguna pega. Desde primera hora de la mañana entregando los dorsales y bolsa de corredor (con su correspondiente botella de vino D.O. Toro) se nota que ponen toda su atención para que los participantes pasen un buen día.

Durante la ruta había varios avituallamientos. Algunos eran puestos rápidos de repostaje de líquido. Pero hay que resaltar los dos avituallamientos principales fueron muy abundantes y no les faltaba de nada con hasta una plancha caliente en la que iban haciendo filetes de lomo y bacon. No podía falta una bota de vino cargada de vino de Toro para calentar la garganta de los que gustasen.

La comida final en el pabellón polideportivo estaba buenísima. Patatas con carne, fruta de postre y café  dulces para terminar.

Justo antes de la comida se entregaron los premios a los participantes más rápidos de la mañana. Además hubo gran sorteo de regalos ofrecidos por los patrocinadores.

Como anécdota entre los premios y sorteos, mencionar que durante el recorrido había una subida muy inclinada que no todos los participantes conseguían subir sobre la bici. Y la organización sorteó un jamón entre aquellos que consiguieron completar el reto de llegar hasta arriba sin poner pie a tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *